viernes, 22 de julio de 2011

Can't we be friends?

Resulta de alguna manera gracioso, cuando después de haber idealizado tanto a una persona o a un momento, simplemente te das cuenta que era más fantasía que realidad. Esas situaciones que creás en tu mente y se reproduce una y otra vez, en tus sueños o hasta cuando viajás en bondi. Lo pensás una y otra vez, imaginando cada detalle. Lo que te diría él, lo que le responderías. Hasta te imaginás gestos, posiciones y el tema que va a estar sonando de fondo. Absolutamente todo. Lo imaginás de mil maneras distintas, cada una de ellas hermosa, repitiéndose una y otra vez en tus pensamientos.

Para ser sincera, disfruté esos momentos casi como si los hubiera vivido. Lo raro es cuando finalmente pasa. No es que te decepciones, ni nada de eso. No es que no la hayas pasado bien, todo lo contrario. Pero, talvez él es simplemente un tipo más y lo que pasó, fue simplemente una más de las cosas que me pasaron en la vida. No cambié yo, ni mi vida. Pasó lo que tenía que pasar, la pasé bien y eso fue todo (amigos).

Talvez, sólo necesitaba vivirlo para darme cuenta de que lo había idealizado demasiado. Creo que hasta me sirvió para darle final a esa eterna agonía que llevaba dentro mío. Ya estaba casi superado, pero darle la vuelta a la última página suele ser muy difícil, por más seguro y determinado que estés. Y ayer, pude hacerlo. Dar vuelta a la página y terminar de entender ciertas cosas: quién sos, quién soy y qué es lo que realmente busco. Para que engañarme y creer que puede tener futuro algo que sé que no busco en mi vida. Algo que sé que jamás me terminaría de hacer feliz.

No hay que ceder a los caprichos con los que tu mente se ensaña. Hay que salirse de eso y de las propias ataduras que uno mismo se pone para no terminar de estar tranquilo, alegre.

Y que mejor para eso, que levantarse temprano un viernes; comer como si fuera la última comida de tu vida; ver a una amiga que hace mucho que no te cruzás, en el parque, con un día tan lindo como este, con mate, truco y los Peppers de por medio; pedalear a tu casa escuchando One Hot Minute; que te hable un desconocido y te diga cosas RE copadas (sí, a vos te digo, gracias); escuchar a la zarpada de Fitzerald con el genio de Amstrong; leer un libro de Poe y saber que en breve llega tu mejor amiga para pasar una buena noche de viernes.

Para coronar el buen viernes. no tengo ni celular ni padres gedes a la vista. Viva la vida.

(Les dejo el tema que escuché mientras escribí esto, casualmente concuerda un poco con la situación).


2 comentarios:

Seba77 dijo...

No sé porque cuando leí el título flashé que iba a encontrar esta canción: http://www.youtube.com/watch?v=dx0Shn5Hvpc
(Quizás no en ESTA versión, pero a mi me gusta :P)

Un capo Louis.
Y con respecto a toda la entrada, yo trato de no idealizar situaciones con gente, porque nunca salen como uno las espera, y prefiero sorprenderme positivamente cuando las cosas salen masomenos bien y no decepcionarme porque no salen como yo las hubiera imaginado.
Es todo un tema igual. Aguanten los viernes free(?)
Y, ahora si, volviendo a citar a Milhouse: "VACACIOOONEEEES EHHHH!"
Nos vemos :)

virgin suicide dijo...

Jaja, estoy totalmente de acuerdo con vos. Yo me paso la vida no esperando mucho, así después no me decepciono. Suena mediocre, pero no lo veo así. Pero, hay veces que pasa, sobre todo en el campo del amor haha.

Que genio Milhouse, que buenas las vacaciones :D

Nos vemos, saludos ! :)